Por Ana Manzano Ledesmas, Coordinadora de Educación Primaria y tutora de 1º EP

 

Como dice una de mis canciones preferidas: “Que bonita la vida, que regalo más grande,…”, a mí se
me dio ese regalo. La Fundación Trilema puso en mi camino la posibilidad de ir a Guinea Ecuatorial
para dar formación y fortalecer las capacidades profesionales de sus docentes, concretamente de la
etapa de infantil, y, para tener la oportunidad de conocer dos centros educativos que forman parte
de nuestra red de escuelas : la Milagrosa de Mokom y colegio María Ràfols Mbini.
Mi estancia en Guinea comenzó en Malabo y dos días después salté al continente. Estuve con
profesores de Bata, Ebebiyin, Evinayong, con ellos y para conocerlos un poquito más, siempre, al
comienzo de las sesiones en las distintas sedes, utilizaba la dinámica: “TÚ NOMBRE HABLA DE TI”.
Explicaré a continuación el por qué de los adjetivos que para mí definen esa tierra.
ACOGEDORA, porque fuimos recibidos y acogidos con mucha amabilidad y toda clase de
atenciones por dónde pasábamos. ABRUMADORA, por excesiva. Decenas de profesores
ansiosos de aprender cosas nuevas, de compartir inquietudes, vivencias y realidades diferentes a las
mías. INTENSA, poco tiempo, muchas cosas que hacer y enseñar, cambios de ciudad, personas
distintas, diferentes aprendizajes. EMOCIONANTE, para mí ha sido una aventura, tanto en el
aspecto personal como en el profesional. En el personal, porque me ha hecho crecer, en el
profesional porque nunca pensé que pudiera compartir mi experiencia como educadora con otros
docentes. VERDE es el color que mejor la define, el color de su vegetación con una frondosidad
espléndida que te atrapa. AMOROSA como sus gentes, como sus niños en cuyos ojos te pierdes
y sus bracitos te deshaces. Yo, que tenía la fe algo despistada, he vuelto a recuperarla. Tengo mucho
que agradecer a las comunidades de religiosas que nos han acogido en este fantástico país, por la
madre patria (España) olvidado. Son ellas las que con su amor, su dedicación, su trabajo, la educación
en sus escuelas, sostienen un país lleno de desigualdades. Las hermanas se hacen presentes allí
donde la necesidad las requiere.
Tan solo me queda decir: ¡GRACIAS Y HASTA PRONTO!

Bitnami